Cuide el bolsillo y optimice sus neumáticos en tiempos ‘de vacas flacas’

Son 5 los parámetros que influyen en el desgaste de un neumático: condiciones climáticas, superficie del suelo, características del vehículo, del neumático y estilo de conducción. En tres de ellas, podemos hacer mucho para generar ahorros, no solo en la durabilidad del neumático, sino que en eficiencia en uso de combustible.

 

 

 

 

 

 

Hacer que un neumático dure más, ayuda a ‘cuidar el bolsillo’. Pero las decisiones que se toman en esta materia también permiten consumir menos combustible, por lo que el efecto de ahorro es doble. Y de paso, se ayuda al medioambiente.

 

 

 

 

 

De acuerdo con investigaciones que realiza Michelin, marca líder en innovación a nivel global, son 5 los parámetros que influyen en el desgaste de un neumático: clima, tipo de superficie, condiciones del vehículo, diseño del neumático y estilo de conducción.

 

 

 

 

 

Respecto de los dos primeros, es poco lo que se puede hacer. En condiciones climáticas complejas o zonas extremas como Puerto Williams, se traen neumáticos de invierno con unas gomas especiales para zonas de 6 a -20° Celsius que permiten tener mejor adherencia sobre hielo o nieve. “Pero para el resto del país, no se justifica y se trabaja con los ‘all season’, neumáticos con comportamiento estable y bueno en diversas condiciones climáticas”, dice Carlos Cruz, experto de Michelin Chile.

 

 

 

 

 

Pero donde sí podemos hacer una diferencia fundamental es en el estilo de conducción, las condiciones del vehículo y las características del neumático.

 

 

 

 

 

Respecto de lo primero, influye si se maneja de manera más deportiva / agresiva o tranquila / moderada. Entre uno y otro se generan diferencias de hasta 5 veces en la vida de un neumático, que puede ir de 20 mil a 100 mil kilómetros, así como el aumento en el consumo de combustible. Las aceleraciones y frenados constantes y bruscos no ayudan al ahorro, ni tampoco al medioambiente.

 

 

 

 

 

Las condiciones del vehículo también son relevantes. En este aspecto lo más relevante es la alineación (Mantención), el cual tiene directa relación con el desgaste de los neumáticos.  Por ejemplo, solo 0,5 mm de desalineación impacta de un 2% a un 17% en el consumo de combustible. Y este también influye en la performance y duración del neumático, influyendo como promedio en un 14% en su vida útil.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Otro tema son los ejes que traccionan los vehículos. Los autos y camionetas tienen su tracción en el eje delantero, mientras que otros, lo tienen en el eje trasero. Allí donde se hace la tracción hay más rotación y desgaste, por lo tanto, lo ideal es ir cambiando (permutando) los neumáticos para que el desgaste sea más parejo. Cuando se hace esto, la vida del neumático se alarga hasta en un 17%.

 

 

 

 

 

El tema aerodinámico del vehículo es relevante también, indica el experto de Michelin, pero es algo que tienen solucionado la mayoría de las marcas para sus automóviles y camionetas. Distinto es el caso de los camiones donde se detectan diferencias de 7,4% en el consumo de combustible por eficiencia aerodinámica.

 

 

 

 

 

Finalmente, llegamos a los neumáticos, en donde el punto esencial es su presión, la cual se debe controlar una vez al mes. Aquí se debe considerar lo que recomienda el fabricante del vehículo (autos y camionetas) o la recomendación del representante de los neumáticos (transportistas, buses y camiones). La información de presión suele estar en el manual del vehículo y/o colocado como información base en la puerta del conductor. El bajo inflado puede tener un impacto de un 4% a 32% en la vida de un neumático. Por ejemplo, si se tiene un 17% de bajo inflado, se puede perder un 10% de vida del neumático y un 1% más de consumo de combustible. La presión debe estar calibrada.

 

 

 

 

 

Para las flotas (buses y camiones, no así para los automóviles) es clave el recauchado, el que permite las mismas prestaciones de un neumático nuevo, pero a un tercio de su valor. Además, se ayuda al medioambiente y se ahorra en costos operativos.

 

 

 

 

 

Todos los fabricantes deben trabajar por una mayor eficiencia energética de sus neumáticos, lo que debe ir de la mano con una mejor adherencia, punto de equilibrio que no es fácil de encontrar. Hay que recordar que uno de cada cinco estanques que se coloca a un automóvil se los lleva el neumático (un tercio en el caso de los camiones o buses), dice Carlos Cruz, mientras que los otros 4 se lo llevó el coeficiente aerodinámico, la inercia que es una constante relacionada a la masa, y aspectos internos relacionados con la eficiencia del motor.

 

 

 

 

 

 

 

Más noticias y novedades en nuestras RRSS:

Instagram: @revistatransporteterrestre

Youtube:    @RTTrevistatransporteterrestre

Facebook:  @RevistaRtt

Linkedin:    Rtt-revista-transporte-terrestre

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *